Protectores de colchón | Jack Beds

Protectores de colchón

Ver columna izquierda
Filtrar

Hay 5 artículos.

Rejilla
Rejilla-2
Lista
Lista-2
Catálogo

Filtros activos

Filtrar

Precio

Precio

  • 22,00 € - 137,00 €

Si nunca te has planteado que tu colchón necesita un protector, quizás sea el momento ideal para hacerlo. Y si tienes un hijo pequeño que aún no tiene uno, ¡no sabemos a qué estás esperando!

Si te gusta el riesgo, nos parece bien, nosotros también somos de ir a la aventura, pero hay veces en las que no vale la pena arriesgarse. Y hay cosas que tampoco vale la pena arriesgar, entre ellas: el bienestar de un colchón. Sabemos que eres de los que no limpia el colchón, aunque confiamos en que cambies las sábanas a menudo. No obstante, eso no es suficiente para mantener el colchón en buen estado. Un protector te facilitaría la vida y estamos seguros de que nos lo vas a agradecer.

Por qué es imprescindible tener un protector de colchón

El protector de colchón está destinado a evitar el desgaste natural de un colchón y, ¿a quién no le interesa mantener su colchón intacto durante más tiempo? Vamos a conocer los beneficios de un protector, a ver si así empiezas a plantearte comprarlo. Aunque déjanos decirte que, si tienes hijos y no tienes uno, ¡no sabemos a qué esperas!

Como ya sabes, la función básica de un protector de colchón es la de proteger tu cama de todos aquellos agentes externos que puedan dañarla como pueden ser la humedad, el polvo, los ácaros y los líquidos. Es un complemento diseñado para mantener en buen estado a tu mejor compañero de descanso, así que es importante considerar su bienestar.

El hecho de que tu colchón esté totalmente protegido y aislado de cualquier residuo que pueda dañarlo, hace que su buen estado se alargue y su deterioro se retrase. Además, en las épocas de más calor evita que las humedades producidas por el sudor se filtren. Así que, incluso antes de comprar las sábanas, deberías considerar que el mejor amigo de un colchón será siempre su protector.

¿Te suena la alergia a los ácaros? Normal, porque cada vez es más común. Ahí va una información un poco desagradable pero interesante para tener en cuenta… Cuando dormimos, la fricción que se produce por nuestro cuerpo cuando nos movemos libera partículas de piel muerta que… ¡adivina! Acaban en nuestro colchón. ¿Y a que no adivinas también cuál es la comida favorita de los ácaros? Exacto. Así que si quieres evitar que un nuevo ecosistema liderado por ácaros aparezca en tu colchón, el protector evitará que esa piel muerta llegue a tu querido colchón.

Suponiendo que no tienes aún un protector, una forma de evitar los ácaros también es, limpiando el colchón. Qué pereza, ¿verdad? Pues con un protector, las condiciones del colchón se mantienen óptimas durante más tiempo, de forma que es necesario lavarlo con menos frecuencia. En fin, ¡son todo ventajas!

Mejores protectores de colchón

La elección de un tipo u otro de protector de colchón dependerá directamente de las necesidades que tengas y de las características que tenga tu colchón. Así que, vamos a explicarte cuáles son los protectores que tenemos para que puedas elegir cuál es el mejor según tu situación:

  • Protector Velfont Virusan: Con el nombre quizás puedes ir haciéndote una idea. Este protector está confeccionado con tejido de punto 100% algodón con tratamiento Virusan® antibacterias y reductor viral. Además, garantiza la higiene del colchón, ya que lo protege de forma integral (frente a los líquidos y la humedad), manteniéndolo en perfectas condiciones durante más tiempo. Es importante destacar que tiene un alto grado de transpirabilidad, de manera que deja pasar el aire. Y si eres de los que se mueve mucho por la noche y sufres por si se sale de lugar, no tienes de qué preocuparte; gracias al elástico en toda la platabanada, permite ajustarse evitando movimientos indeseados durante la noche.
  • Protector Velfont Bambú 3 Capas: El bambú sirve para muchas más cosas de la que pensamos y la elaboración de este protector es una de ellas. Está confeccionado con tejido bambú de máxima absorción, suavidad y frescor por las dos caras. Se trata de un producto impermeable y transpirable, que proporciona una completa protección contra los líquidos y contra los ácaros, ya que su membrana Neotherm® ejerce de barrera física evitando que éstos penetren hasta el colchón. Por si eso te parecía poco, el bambú es un recurso ecológico y sostenible, así que el este protector no solo es de ayuda para ti, sino también para el medio ambiente.
  • Protector Velfont Antiácaros: Está confeccionado con tejido de punto 100% algodón de alta calidad y tratamiento antiácaros Acarsan Natural® con extractos vegetales. Y lo mejor es que conserva sus propiedades tras sucesivos lavados para una protección óptima contra ácaros y líquidos durante el descanso. Además, protege el colchón de forma práctica y cómoda, ya que se ajusta como una sábana bajera. Por no hablar de que te asegura una protección total del colchón frente a los líquidos y es una eficaz barrera contra los ácaros, gérmenes y bacterias.
  • Protector Velfont Outlast: ¡Atentos! Que esto os va a gustar. Este protector está con una cara exterior de tejido termo-regulador 100% algodón, que aplica la más avanzada tecnología desarrollada por la NASA (mola, ¿eh?) con el tejido de algodón, obteniendo un producto exclusivo y único en el mercado. El tejido termo-regulador actúa absorbiendo, almacenando y liberando el calor que desprendemos, creando una zona individualizada de confort. Proporciona un microclima constante, ni demasiado frío, ni demasiado calor. En resumen: el protector que todos queremos.

Cómo mantener en buen estado mi protector

Sabemos que su función es proteger el colchón, pero tampoco te pases… A pesar de que tu colchón ya no corra peligro, debes seguir yendo con cuidado de no manchar la cama.

El protector de colchón debe lavarse regularmente, de hecho, lo recomendable es una vez al mes. Pero para mantenerlo en buen estado, no solo hay que lavarlo, también hay una lista de cosas que NO debes hacer:

  • No utilices lejía cuando lo laves
  • No lo planches
  • Usa ⅓ de detergente de la dosis habitual